¿QUÉ DEBES TENER EN CUENTA CUANDO ESTÁS COMPRANDO UNA SILLA PARA TU OFICINA?

¿QUÉ DEBES TENER EN CUENTA CUANDO ESTÁS COMPRANDO UNA SILLA PARA TU OFICINA?

Al buscar una silla de oficina, es posible que no consideres algunos factores importantes, lo que puede ocasionar que termines eligiendo la menos adecuada para ti. Cuando estés a punto de tomar la decisión de comprar una silla de oficina, es necesario pensar si la misma puede proporcionar el confort y soporte necesario durante la jornada laboral, pues, de la elección de la mejor silla para tu oficina, dependerá el desempeño de las tareas que desarrolles, así como la buena salud en general.

 

Si deseas comprar una silla de oficina, aquí puedes encontrar algunas sugerencias para que hagas tu mejor elección, sin temor a equivocarte. Ten presente que una silla puede ser perfecta para algunos, pero no la mejor opción para otros.

ELEMENTOS QUE DEBES CONSIDERAR AL COMPRAR UNA SILLA DE OFICINA

EL RESPALDO

Es indispensable que tu espalda se pueda apoyar perfectamente, para evitar una tensión innecesaria que cause problemas de salud a tu columna, hombros y cuello. La altura del respaldo debe ser regulable y permitir que el mismo cubra toda la espalda. Aquí es donde entran las sillas ergonómicas, que son aquella que puede ser reguladas en función de las características de la persona. Estas sillas cuentan con un sistema de mecanismos que regulan la tensión, ofreciendo al usuario la opción de ajustarla de acuerdo a sus necesidades. Igualmente, encontrarás sillas reclinables que cuentan con una variedad de configuraciones que les permiten adaptarse perfectamente a tus características particulares.

 

Lo ideal es elegir una silla ergonómica y flexible, donde tu espalda pueda descansar y ajustarse a tu posición adecuadamente. El mercado ofrece sillas sincronizadas, que permiten que el asiento pueda deslizarse, a la vez que el respaldo.

 
LA ALTURA

Al momento de elegir una silla de oficina, es preferible que te decidas por una que puedas ajustar de acuerdo a tu estatura y largo de tus piernas. En el mercado actual, las sillas disponen de mecanismos que permiten ajustar la altura, proporcionando una mayor comodidad. Ten en cuenta que:

 

  • Las sillas altas, conllevan a forzar todos los músculos y vértebras de la parte dorsal y también del trapecio, lo que ocasiona mucha tensión.
  • Por el contrario, las sillas muy bajas pueden afectar la zona lumbar.

Por esto, es ideal que elijas una sillas que permita regular su altura para que tus rodillas queden descansando a 90 grados y se alinien perfectamente a tu cadera.

 
EL TAPIZADO

Al comprar una silla de oficina, la elección de un buen material es muy importante. Si son transpirables, mucho mejor. Puedes escoger entre una diversidad de telas y pieles naturales o sintéticas que no permitan el rasgado y la ruptura y que tampoco se desgasten con el uso. Otra alternativa son las sillas que están fabricadas en malla sintética antibacterial y con telas antideslizantes que soportan un alto tráfico y se pueden limpiar con facilidad.

 

Debes también prestar mucha atención al asiento. Este debe ser confeccionado con materiales que no ocasionen molestia alguna al sentarse, así evitarás problemas de espalda y caderas.

 
EL TAMAÑO DEL ASIENTO

Un factor que no debes pasar por alto al momento de comprar una silla de oficina, es el tamaño del asiento. No debes elegir sillas con asientos muy largos, para evitar que la misma pueda inclinarse hacia adelante y produzca problemas futuros en las vértebras lumbares.

 

En el caso de las sillas con asientos muy cortos, las piernas se verán afectadas por la tensión que se produce. Un asiento adecuado, te permite trabajar relajado y te ofrece, además, el confort necesario para jornadas de trabajo largas. El asiento debe ser regulable en altura, para una mejor fijación de nuestro torso.

 
LOS APOYABRAZOS

La silla ideal debe contar con apoyabrazos graduables, de manera tal que se ajusten a la altura adecuada y estos puedan brindar comodidad y descanso a la hora de trabajar. Es indispensable que los brazos puedan apoyarse y los hombros se relajen.

 

LA BASE

Algo no menos importante es elegir una silla giratoria y con ruedas, con el propósito de hacer el menor esfuerzo posible al momento de querer desplazarse de un punto a otro. Las sillas con bases giratorias ofrecen comodidad para cambiar de postura o al hacer desplazamientos en el área de trabajo. Asimismo, debes elegir las ruedas ideales de acuerdo al tipo de superficie sobre la que ubicarás las silla ya que dependiendo si la rueda es para piso duro o suave puede rayar e ir desgastando las baldosas o no moverse muy bien sobre alfombras.

 

 

En resumidas cuentas, todas las sillas son diferentes y cada una cumple un papel en específico dependiendo de la función que deseas realizar. Al momento de buscar una silla para tu oficina, la cual usarás regularmente durante largas jornadas de trabajo, es fundamental que tengas muy en cuenta conseguir una silla ergonómica que se ajuste a tu espalda específicamente. Que se pueda subir y bajar dependiendo de la altura de tu cuerpo, con materiales resistentes , asiento adecuado, apoyabrazos regulables en donde tus brazos puedan descansar y base que te permita desplazarte de un lado a otro sin afectar tu movilidad. De esta manera, verás como tu cuerpo te lo agradecerá y no te pasará facturas en el futuro ya que tu cuerpo tiene todo el soporte que necesita.

Sin comentarios aún
Deja un comentario